Coaching Astral® 


Jean Baptiste Morin  (Francia 23-02-1583 / 16-11-1656)

Si tomamos la definición de ciencia presentada por la Real Academia Española, que señala que es el conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales, no hay ninguna duda que  la Astrología sí lo es.

Se trata de la ciencia tradicional más importante, la más estudiada por muchos intelectuales,  artistas y científicos de todos los tiempos y, sin embargo, la menos difundida entre el gran público; producto del oscurantismo medieval y religioso impuesto por la iglesia católica que, curiosamente, tuvo y seguramente tiene a muchos cultores de esta ciencia que han  condenado, al parecer, para preservarla como una expresión de poder.

Desagreguemos la definición de Ciencia:

 

1.          "Conjunto de conocimientos obtenidos por la observación y el razonamiento".- Efectivamente, la astrología es un conocimiento que surge de la observación del Cielo, la ubicación de los planetas en esa simbólica franja celeste que llamamos Zodiaco y el modo en que esta configuración y sus sinergias impactan en las características esenciales de las personas, al nacer bajo el influjo de una determinada configuración celeste. No se trata de creencias, se trata de múltiples referencias surgidas de esta observación sistemática, del mismo modo que lo realiza la casuística en la medicina,  base del conocimiento de esta ciencia que hasta hace algunos siglos estaba circunscrita al dominio y estudio de la Astrología.

2.       "Sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales".-  También la Astrología cumple con este requisito. El desconocimiento de la Astrología es tan grande que pocas personas saben que gracias al trabajo del Astrólogo francés Jean Baptiste Morin de Villefranche, hoy contamos con un conjunto de definiciones, axiomas, postulados, y teoremas, que en su totalidad este sabio francés (doctor en medicina,  profesor de matemáticas  del Colegio Francés, polígrafo y eminente filósofo) bautizó con el nombre de La Teoría de las Determinaciones Astrológicas, otorgándole de este modo el estatus de ciencia a este conocimiento y ciencia tradicional. 

Si a esta definición ideológica sumamos los fundamentos del método científico desde la perspectiva de la Epistemología, tenemos que considerar la evidencia empírica como un requisito obligado de todo conocimiento científico. Esta condición científica es la menos divulgada en la Astrología, no porque no la cumpla sino más bien por la falta de estadísticas sólidas que sustenten lo que todo astrólogo sabe y constata en su trabajo. 

Por ejemplo: los aspectos positivos en una carta natal o en la carta astral de un día cualquiera de una persona (por el tránsito de los planetas para ese día), facilitan la acción y las experiencias de esa persona. Por el contrario, los aspectos negativos, generan dificultad y experiencia de crecimiento que siempre se viven de manera dolorosa.

De igual manera, estadísticamente podemos constatar que la casa en que se ubique el Sol la fecha de nacimiento de una persona, marcan determinadas características de personalidad del nativo, pero también señala el área de interés que predominará en su vida.

Esta ciencia con sus 
definiciones, axiomas, postulados y teoremas, se encuentra expuesta de forma estructural y monumental en la obra cumbre del astrólogo francés Jean Baptiste  Morin de Villefranche, llamada La Astrología Gallica, publicada en 1661 en La Haya, cinco años después de la muerte de su autor. Obra sobre la cual se han ido sumando muchísimos aportes, unos más importantes que otros, y que sirvió de base para que el astrólogo alemán contemporáneo Adolfo Weiss, construyera ese otro monumental aporte a la astrología que se llama La Astrología Racional. (Volver)